1 Aperos Rurales
 

Aperos suele ser el nombre popular que se les da a los utensilios utilizados para las faenas en el campo. Aunque también englobarían utensilios cotidianos de la casa en el ámbito rural.

El valor de estos utensilios estriba en que son fabricaciones artesanales, hechas en series muy limitadas, en las que a veces se pueden apreciar incluso variaciones de un pueblo a otro. Estos objetos pasaron por una época en la que dejaron de ser útiles y en la que una gran cantidad de ellos desapareció. De algunos ellos ahora quedan autenticas piezas únicas, que tienen la capacidad de hacernos comprender y recordar las condiciones de vida de épocas pasadas. La finalidad inicial de estos objetos no es la de crear arte, esto estaría muy alejado de las necesidades del ámbito rural. Sin embargo algunos de ellos desprenden un carácter artístico sorprendente y capaz de llevar a la reflexión.

Algunos de estos aperos eran creados o quizá embellecidos a posterior por su propio dueño; agricultores o pastores, que por ejemplo fabricaban copas de asta de buey, tallando con la navaja parte de la superficie para dejar un poco de la iconografía a base de nombres y dibujos que él quería recordar.

Otros eran fabricados por artesanos especializados como herreros que fabricaban las piezas de una en una y ajustandose a las instrucciones concretas del encargo del cliente.

Nosotros entendemos más de los utensilios fabricados con madera, de muy distinta indole desde carros, yugos arados, horcas, artesas, rastrillos, puertas, mangos y asideros de utensilios, tronzadores, cepillos, garlopas, formones gubias, martillos, sierras, mechas, etc. Podemos también incluir muebles del estilo de las arcas. De las arcas existe gran variedad desde la mas simple que es realmente una caja grande hasta las arcas de castaño o nogal talladas en bajorrelieve explicando tal vez la historia de la familia; a que se dedicaban, como se conocieron, los hijos que tenían, las labores principales de la granja, su religiosidad, etc.

Las maderas empleadas en la construcción de estos objetos eran las que más a mano tenían según las zonas, pero también las que mejor se adecuaban a los usos. Por ejemplo los yugos eran de madera muy fuerte y tenaz,  pues eran los encargados de transmitir la fuerza del buey o caballo a los trillos ó arados, por eso solían ser de haya, roble u olmo, puesto que son maderas de fibra muy homogenea resistentes y mantienen largo tiempo sus características. No se solían hacer de castaño por ser una madera más blanda ni de Nogal pues suele tener muchos nudos y otros defectos que con el paso del tiempo se pueden resecar partir solas.

Como la materia prima era muy abundante y los elementos para trabajarla escasos utilizaban maderas macizas, a veces seleccionando alguna particularidad de la forma del propio árbol y se trabajaban con un estilo era sobrio, práctico y duradero. Los ensambles son escasos y las chapas madera no se emplean.

Hoy día estos objetos si que tienen una utilidad artística como elementos de decoración. Algunos deben ser sometidos a un proceso de recuperación que principalmente consistirá en asegurar que no contiene polilla activa y a dejar limpias las superficies.

 

Dirijan comentarios a          Email: alberto@almonedabercedo.es          Teléfono 656 73 96 10      

Volver