4 El problema de la polilla

En el siguiente punto se tratará explicar de una manera genérica unas nociones del problema de la polilla.

Primeramente se tiene que explicar que bajo la denominación de polilla se conoce una serie de insectos comedores de madera (xilófagos) de orígenes diversos. En general el efecto sobre la madera es sobre todo físico al perder masa, la cual es digerida por el insecto. El volumen total de pieza se mantiene en tanto que se aligera, por tanto hay una perdida de densidad.

Lo que se conoce como termitas, es una clase de hormigas comedoras de madera, muy peligrosas para la madera de tipo estructural en los edificios. Tienen sus nidos bajo tierra y algo lejos de la madera que están devorando. Crean caminos sin salir a la superficie que van del nido a la madera. Requieren en general de elevada humedad en la madera. Habitualmente no son detectadas hasta que los daños son importantes ya que no salen a la superficie y esa madera estructural suele estar raseada con yesos. En principio no afectaría al muebles.

Lo que se conoce como las polillas de la ropa que a veces se suelen ver como mariposas pequeñas dentro de casa, tampoco afectarían a la los muebles de madera. Solo afectan a los tejidos naturales con un cierto grado de humedad. Una de las formas de combatirlas es lavar periódicamente toda la ropa del armario y mantenerla muy seca. Aunque algunas personas las asocian a la madera estas no son peligrosas para los muebles, ni siquiera los armarios roperos.

Existe en el medio natural numerosos insectos xilófagos que tienen la labor ecológica de destruir los árboles muertos. Estos evitan de forma natural la acumulación de ramas y troncos que serían un peligro en caso de incendio. La mayoría no afecta a la madera ya transformada en muebles. Si acaso puede afectar a árboles vivos o recién cortados, dejando algunas cavernas en la madera. Estas cavernas pueden ser mas grandes, que las habituales pero los daños en general no progresarán una vez se use la madera para muebles.

Lo que normalmente constituye la polilla de los muebles son unas pequeñas larvas (gusanos) que terminan su ciclo vital en forma de pequeños escarabajos, que salen de los muebles para reproducirse. Estos son capaces de volar y pueden buscar nueva madera para colonizar. Para el progreso de la polilla se necesita cierto grado de humedad, si esta disminuye la polilla progresa mas despacio o se detiene. Cuando el grado de humedad vuelve a aumentar los mismos animales siguen progresando con la degradación del mueble. La polilla tiene preferencia por algunas maderas frente a otras y en general por la albura (partes blancas) frente al corazón. También puede establecerse que generalmente en las maderas blandas la polilla progresa mas rápidamente que en las maderas duras. Además los efectos en maderas blandas son más severos al soler ser maderas menos resistentes a la tensión.

Debe destacarse la existencia de maderas a las que no afecta la polilla como la Caoba y otras de tipo tropical. Además  es difícil que entre en contrachapados y aglomerados aunque sea hecho con maderas en las que si suele entrar la polilla. Esto no pasa así cuando se chapea una pieza de madera gruesa. En el caso de maderas con chapa de caoba, a veces con otras, se puede dar el caso de muebles por el interior totalmente degradados por la polilla mientras que apenas tienen signos externos.

El tratamiento de la polilla más efectivo es mediante productos químicos que impregnan la madera matan las larvas que en ese momento existan y hacen la madera deje de ser comestible para nueva polilla que llegase a colonizar ese mueble. En tales tratamientos antipolilla se suele estropear el barnizado, por lo que se suelen completar con una limpieza de barnices, un estucado de los agujeros (tapado) y un nuevo barnizado. De esa manera se evitaría que cayese el polvillo característico, que son los excrementos de la polilla al digerir la madera. Aunque aparezca este polvillo en piezas tratadas esto no es indicio de que la polilla sigue activa. Debe fijarse en el agujero por el que sale este polvillo. En un agujero antiguo estará el interior impregnado de barniz, si la polilla sigue viva este agujero tendrá las aristas vivas y por el interior de madera estará sin barniz.

Antiguamente los muebles afectados por polilla eran retirados de la casa para evitar la extensión a otros muebles. Hoy en día en un mueble correctamente tratado se elimina cualquier foco de polilla. Ya nunca más volverá a progresar en ese mueble, ni podrán salir de ese mueble parásitos para colonizar otros muebles.

 

 

Dirijan comentarios a          Email: alberto@almonedabercedo.es          Teléfono 656 73 96 10      

Volver